Te llamamos

Puertas de seguridad


Si hablamos de puertas para el hogar, es obligado hacerlo también de puertas de seguridad. Especialmente cuando se trata de la puerta o puertas de acceso a la vivienda.

Y es que las estadísticas hablan de que existe cierta probabilidad de sufrir un robo en casa, especialmente si hablamos de viviendas unifamiliares, ya que estas suelen ser las predilectas para los ladrones.

Las puertas de seguridad son puertas con una cerradura y marco pensadas para aumentar el nivel de protección de la vivienda. Esto se consigue principalmente gracias a una mayor resistencia a la efracción y a los golpes, además de un sistema mejorado ante intentos de abrir la cerradura con distintos objetos.

Mejorar las prestaciones con puertas blindadas o acorazadas

No obstante, existen en el mercado puertas que permiten incluso mejorar estas prestaciones. Hablamos de las puertas blindadas y acorazadas, cada una con características similares. La diferencia está en el precio, ya que las acorazadas están consideradas como el último eslabón de la cadena.

Ofrecen distintos detalles, entre ellos resistencia a la efracción mediante objetos electromecánicos, como taladros o sierras mecánicas, visores panorámicos (180º) o bloqueo en los cuatro lados.

Los materiales también son de mayor calidad, con perfiles de acero y materiales incombustibles que permiten a la puerta ser estanca al fuego. En cuanto a la cerradura, no puede ser forzada por elementos como ganchos.