Te llamamos

Puertas de acero inoxidable: elige calidad

acero inoxidable

Una buena elección del material es imprescindible a la hora de instalar una puerta. Si lo que buscas es alta calidad y durabilidad, una de las mejores opciones es el acero inoxidable.

Cuando hablamos de acero inoxidable, instantáneamente lo asociamos con cualidades como dureza o resistencia. Pero se trata de un material que ofrece mucho más.

¿Por qué elegir acero inoxidable?

Este tipo de puertas garantizan una gran protección frente a agentes externos. Nos referimos a cambios de temperatura, humedad, o incluso agentes químicos. No en vano, son utilizadas en instalaciones como laboratorios o centros sanitarios y alimentarios.

Una capacidad de aislamiento, tanto térmico como acústico, que las hace contribuir a una mayor eficiencia energética de los espacios. Algo que, a la larga, puede significar una importante reducción de costes en las facturas de la calefacción o del aire acondicionado.

También, como su propio nombre indica, presentan una altísima resistencia ante la corrosión, manteniendo su aspecto original como el primer día.

Mantenimiento y adaptabilidad

Es importante mencionar que se trata de puertas que apenas necesitan mantenimiento, ya que también son muy fáciles de limpiar.

Todo ello, sin dejar de ser una opción sobria y elegante para cualquier tipo de espacios.